En Clave de Fa

Una melodía jamás se forma con una sola voz

República: sin excepciones

with one comment

Toda persona nace en igualdad (aparente) y así lo protege la Constitución española, nuestro código de convivencia. No cabe la distinción en el disfrute de estos derechos por razones que son de sobra conocidos y se hacen políticas para compensar que haya realidades plagadas de todo tipo de impedimentos que imposibilitan dicho disfrute.

Un Buen Gobierno es consciente de estas realidades y debe cumplir y hacer cumplir que toda persona pueda disfrutar de los beneficios del esfuerzo común. La Ley para la Igualdad efectiva entre Mujeres y Hombres, las cuotas para personas con discapacidad, el matrimonio homosexual o los servicios públicos son muestras de este Buen Gobierno y han de ser defendidos y fomentados.

Esta máxima se cumple, o está en proceso, con toda persona; excepto con una familia: la excepción (que no la otredad)

Independientemente de que sean de su agrado las funciones atribuidas o que, en comparación sea aparentemente un beneficio, las personas de esta familia “Real” están atrapadas por su apellido, sin haber tenido la oportunidad de poder decidir llevar a cabo otros tipos de vida, de labores, de funciones para el beneficio de la sociedad que construimos día a día. En definitiva, de otras realidades.

Toda persona nace en igualdad de derechos y un Buen Gobierno no debe transigir en este empeño. La función discutible de representatividad de una nación, en especial, si quienes la llevan a cabo jamás tuvieron la oportunidad de negarse a ella, de escogerla, choca de bruces con el principio de igualdad que avala la Carta Magna.

Sólo la forma de gobierno basada en la Res Publicae, en la cosa pública, en que lo que se es, es porque es público y convenido en igualdad puede liberar a un apellido del yugo de trasnochados sistemas de gobierno que en su momento, puede que fueran eficaces. Hoy en día sólo “sirven” como modelo moral “Real” en mayúscula, forzado y artificioso.

Hace 80 años que así se entendió en este país. Hace 80 años, toda persona nacía en igualdad real, en minúscula, tantos modelos como personas. Sin excepciones.

Written by Sergio Marín Conejo

14 abril 2011 a 10:46 pm

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ahora nadie nace en igualdad. No se trata de República o Monarquía. Se trata de ciudadanos que quieren ganarse la vida honoradamente. Salud y república!

    @CarmenGutiez

    14 abril 2011 at 11:20 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: