En Clave de Fa

Una melodía jamás se forma con una sola voz

Comida y Salud, Tiempo, Servicios e Internet

with 6 comments

La Revolución Francesa, principio del fin del feudalismo, fue provocada por la basal necesidad humana y sistema de control de las personas por erigidas élites: el hambre. La muchedumbre se organizó por primera vez y no se tarda en exportar este modelo diluido de democracia: nace la Ilustración y se configuran dos polos conscientes: “con derecho a” y “sin derecho a” pero inconscientes de las obligaciones que estos conllevaban.

Durante el siglo XIX, de esos movimientos sociales, se crea la asociación desorganizada de intereses de la clase trabajadora (sin derechos) -con un intento feminista también sin derechos y universal-  en respuesta a la ya organizada como burguesía “empresarial” (con derechos) dotada de cierta cultura heredada de unidad.

El motor de este movimiento no fue ya el hambre ni las condiciones laborales. El detonante fue la salud. Ver morir a la hija o hijo, la pareja, la salud de la propia persona trabajadora, mientras la burguesía tenía al alcance la medicina, no dejó más opción que la de trabajar a cambio de salario con el que pagar al médico del pueblo por enfermedades, en muchos casos, relacionadas con la actividad laboral. Era el comienzo de desmembración del populacho en seres.

El cambio de paradigma social desde que se prohibe la esclavitud, supuso que el trabajo dejara de ser obligación y se conviera en voluntad a cambio de esos derechos a través del dinero. La maquinaria toma la forma de un sistema retroalimentado que, por un lado, copia el sistema feudal extrayendo los poderes absolutos pero que al mismo tiempo seguía polarizando la estructura actual piramidal entre ‘sin/-‘ y ‘con/+’  derechos que en poco, serán servicios.

La higiene se torna símbolo de salud, de persona apoderada “con derechos a”  La necesidad de comer se vió cubierta ya que si no se come, no se trabaja pero obviando la aportación doméstica que la mujer realizaba en casa a cambio de amor romántico y a la que se le define un rol de servicio doméstico postivizado (la reina de la casa) enajenada de su aportación al sistema económico global.

Aquellos movimientos sociales exhortan a la reorganización: el ciego emergente sector empresarial y bancario por un lado,  partidos políticos que dan un bocado al poder de las monarquías, cooperativas (mitad empresa, mitad clase trabajadora y por tanto fuera del sistema de polos, castigado por ambos lados) y los sindicatos que exigen los mismos derechos que la burguesia, la empresarial y la inútil, que todavía hoy en día se venera.

La clase trabajadora exigía desde la emotivacción que “el trabajador” no sufriese las diferencias en vivienda, ropa, calefacción, ocio e higiene del modelo de privilegio. Eso cuesta dinero (acuerdo social de voluntariedad)  y para ello había que trabajar más. Para más trabajo, hacía falta más salud.  Objetivo conseguido: en Alemania, Von Bismark (y el Reino Unido después) ponen al servicio de la ciudadanía un primogénito de la “Seguridad Social” con la oscura excusa: mejor salud, mejor trabajo en países donde la media de edad de defunción era 40 años en Europa, 30 años en España. (Gbooks: http://bit.ly/cUTfqe)

No es hasta el siglo XX cuando se desarrolla la estrategia empresarial de que “si mejor salud necesita más trabajo, también necesita más servicios, por tanto más consumo” Curiosamente coincide con la salida de la mujer al mercado laboral en los periodos de guerras: del servicio del hogar al servicio público, sustituyendo la carne de cañón que caía en el campo de batalla y con el aumento de esperanza de vida en cerca de 7 años, con los altibajos de las guerras mundiales y epidemias. La comunicación entre personas se facilita con la radio y teléfono. La dinámina espiral toma velocidad ascendente y poco a poco, se aleja de las vindicaciones originarias que se van resolviendo desde la perspectiva empresarial de los servicios. En EEUU se decide por la gestión privada de los mismos, en Europa, por la gestión pública.

En España, una dictadura evita el avance que se va produciendo en Europa. Un par de crisis del petroleo, España llega a la democracia  y sube el estándar: todos los partidos políticos se legalizan, la economía social se protege por ley pero queda al margen del discurso y las condiciones laborales se han de discutir en una mesa entre las partes polarizadas de forma regulada. El estándar de derechos llega a su óptima -que no máxima-  expresión: beneficio económico, de unos pocos más que antes, pero con mayor redistribución, al precio de haber perdido el valor de la voluntariedad por trabajar: la salud (ya controlada pero ajena a la salud mental, laboral, social y enfermedades crónicas) y con ello el desarrollo del sector servicios. La población soñaba en los 80 y 90 en un pseudo-bienestar y servicios mediocres, los partidos políticos se estancan en premisas decimonónicas, los sindicatos quedan atrapados en su exitoso discurso, el sector empresarial se obceca conservador viendo las orejas al lobo y la economía socialmente responsable es niguneada y se ningunea a si misma. No eran conscientes de las obligaciones originales necesitadas de salud y servicios.

La conexión entre salud y servicios es el tiempo.

Desde la Revolución Francesa, el previlegio de la abstracción económica en un sistema financiero derivó en una dimensión económica que impregnaba todo ámbito de desarrollo del ser humano y a la que no se puede ser ajeno. El beneficio económico no viene sólo en forma de dividendos, es más amplio. Es bueno para la ciudad (sociedad saludable necesitada de servicios) aunque sus gentes sigan inconscientes a las necesidades de comunicación para saber del servicio y tiempo para disfrutarlo -si partimos de que las necesidades no se crean, sino que no se conocen-

El diseño del s. XIX hijo del feudalismo no es válido ya que la necesidad occidental para el siglo XXII no es el hambre, o la salud, sino la colisión de la realidad económica con el tiempo, que pasa de ser un concepto subjetivo kantiano, a un concepto social humanista: mi tiempo depende del tuyo.

La demostración está en que el discurso social iniciado sigue su curso y se desgañita en un paradigma licuado por su propia inoperancia en la gestión económica: la población se forma,  la mujer reivindica, la explotación infantil se discute, las familias se reconfiguran, la información se globaliza, los seres humanos nos comparamos, las fronteras se emborronan,  los horarios se relativizan, las religiones ya no atontan -tanto-, la política empieza a creer en la democracia, las guerras han perdido su uso original, la ciencia toma conciencia. El sistema financiero se fagocita. Nada va camino de ser como en el siglo XIX y XX, aunque los lobbies apoderados convenientemente lo intenten evitar. Sin contar que hablamos de nuestra cultura social.

¿no será que vivimos todavía por debajo de lo que se supone que debemos disfrutar?

El punto de colisión entre paradigmas no se ha roto en el consumo desmesurado inconsciente, lectura estricta empresarial y que ambos polos económicos han permitido que sucediera  afectando de pleno a analfabetos económicos. El capitalismo simplemente está mal usado y repartido. Sin embargo, la cadena romperá donde el avance social natural se declara en rebeldía al margen del beneficio decimonónico, remueve las bases en la que se asienta un sistema agotado en pro de un cambio gradual del concepto, del beneficio económico, de la sociedad que podemos construir de manera sostenible, abierta, participativa; más individual pero menos individualista; incompatible con el sistema financiero actual pero más afín a una economía que surta de la democracia: la mayor aportacion de una Grecia, cuna de la Civilización blanca, occidental y machista pero ideadora del ese sistema de momento inmejorable y a la que se ha castigado en su orgullo más profundo recientemente.

La red de Redes ahí es factor fundamental que no ha de ser manipulado, para que desde lo endógeno y en su respeto global, surta el ser humano que toda persona lleva consigo en espera de su desarrollo más pleno mediante el servicio educativo: comida y salud, tiempo, servicios e internet.

Written by Sergio Marín Conejo

13 octubre 2010 a 1:45 pm

Publicado en Clave, Experiencias, Nota, Política

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Interesante…. esto se comenzará a arreglar (más) cuando el sistema entienda que el fin no puede ser el crecimiento económico, sino el social.

    Carpe Diem

    cosechadel66

    18 octubre 2010 at 11:16 am

  2. Muy buen post me gusto la descripcion!

    scholarships

    14 noviembre 2010 at 3:10 am

  3. Recordando…

    >>> 2010/1/8 Sergio marin 2

    >>> Sr. Miguel A. Quinteiro:

    >>> muy interesante el análisis, ese es el status quo.

    >>> La cuestión es ¿qué podemos hacer? Si el propio estado de las cosas se protege de intervenciones externas incluso de los gobiernos democráticos, ya que le pueden poner las cosas muy difíciles y las Caja de Ahorro tiene de Economía Social, el nombre de sus campañas promocionales ¿qué nos queda si no intentar un modelo alternativo y que el tiempo diga?
    >>> Un saludo
    >>> Sergio Marín Conejo

    ALTERNATIVAS AL SISTEMA FINANCIERO NEO-LIBERAL.
    Como respuesta al desastre de los servicios financieros impuestos por la política neo-liberal, algunas personas están buscando alternativas que permitan corregir esa situación y, de forma responsable, son muchas las entidades de carácter social que están participando en el diseño de soluciones más adecuadas a las necesidades y posibilidades de la sociedad en su conjunto.
    Hay varios ejemplos, como O PETO, FIARE, COOP57, BANCA LIBRE SIN INTERESES, CAIXA COLONYA, etc., pero parece evidente que, tratándose de soluciones muy interesantes y válidas, apenas llegarán para cubrir una mínima parte de las necesidades reales y, dependiendo del esfuerzo y recursos que se impliquen, el plazo para su implantación efectiva, puede resultar demasiado largo.
    Si buscamos antecedentes a esta situación, se puede mencionar el movimiento social del último tercio del siglo XIX, cuando diversas iniciativas ciudadanas cuajaron en la creación de las Cajas de Ahorro y Montes de Piedad populares, cuyo objetivo primordial era combatir la USURA y facilitar el acceso a recursos económicos, a las clases populares, en condiciones sostenibles según las posibilidades de las personas…
    Aún cuando, al ser diverso el origen de dichas iniciativas, no todas las Cajas y Montes de Piedad eran administrados democráticamente, lo importante era que sus Consejos de administración aplicaban una normativa tendente a facilitar el desarrollo económico y social de todas las personas, en sus respectivas zonas de influencia, dedicando los beneficios a la retribución del ahorro recaudado, el pago de los gastos corrientes de gestión y administración, y el sobrante a obras de carácter social, cultural y benéfico…
    Pero la situación actual de las Cajas, en lo que se refiere a su práctica operativa, poco tiene que ver con sus objetivos iniciales. Es debido a la manipulación efectuada en su normativa, bajo la tutela del B. E., y controlada por los gobiernos de los últimos 30 años, desvirtuando su función, al buscar su alineamiento con las prácticas especulativas de la banca privada, dedicada a la obtención de un beneficio financiero desligado de las opciones de carácter social asignadas a las Cajas de Ahorro.
    Para ello se procedió, a través de un largo periodo, al desmantelamiento de dichas entidades: En lugar de reforzar la democratización de sus Consejos, revitalizando la participación democrática de entidades representativas y de la ciudadanía, y vigilando la fidelidad a sus objetivos, se optó por “liberalizar” su operativa, permitiendo que los órganos de control quedaran a disposición de determinados personajes, alineados con las prácticas especulativas de la banca en general.
    Es evidente que el mundo de las finanzas especulativas disfruta de un mercado altamente rentable, en cuanto tienen el máximo de libertad para dictar las normas operativas, a su gusto y conveniencia. Las Cajas representaban una seria competencia a esos métodos, además de aglutinar en torno al 50% del mercado financiero. O sea, por un lado les interesa eliminar una competencia que cínicamente califican de “desleal” y, al mismo tiempo, ampliar sus negocios desmantelando a las Cajas, o comprándolas.
    En el mal llamado “Mercado Libre”, parece lícito cualquier maniobra tendente a incrementar la cuota de participación, con tal de aparentar una diversidad en la oferta, manteniendo ligeras diferencias que ocultan un verdadero oligopolio: el acuerdo tácito entre los patronos financieros, dispuestos a repartirse el 100% del mercado, simplemente, para incrementar sus beneficios en base a unas ofertas diversificadas que dan la apariencia suficiente como para “cumplir” unas leyes “anti-monopolio”…
    Y todo ello es posible porque los políticos que controlan el legislativo así lo deciden y, además, las entidades que han de verificar la aplicación de esa legislación (en España el B.de E. y la CNMV) apenas tienen poder para iniciar procesos de sanción o control… Máxime cuando los dirigentes de dichos organismos han sido designados con el beneplácito de las entidades a vigilar.
    Quizá las afirmaciones anteriores a alguno le puedan parecer exageradas, y que todo lo ocurrido es resultado de la evolución del “Mercado Libre”, aceptado tácitamente por los ciudadanos… Que no existe ningún engaño o manipulación, por lo que hay que dejarlo correr, respetando, con espíritu democrático, una situación surgida del ejercicio de la libertad personal… Que otros planteamientos son simples utopías inalcanzables…
    Pero ¿no son también utopías MERCADO LIBRE y DEMOCRACIA?… Teóricamente, en ambos conceptos, son elementos indispensables la LIBERTAD, la IGUALDAD en DERECHOS y la VERDAD y CONOCIMIENTO en la información… Cuando lo que nos encontramos es el ABUSO del poder, la MANIPULACIÓN y el ENGAÑO, la ESPECULACIÓN y la defensa a ultranza de PRIVILEGIOS que socavan los derechos elementales de la mayoría de las personas…
    Así pues no es necesario invocar aspectos que a otros nos parecen imprescindibles para que la sociedad evolucione hacia una situación de progreso social sostenible y universal, basado en la solidaridad, en el respeto al entorno y en la aplicación de los DERECHOS HUMANOS y NATURALES, para plantear la búsqueda de un cambio en la política aplicada por quienes nos gobiernan…
    Basta con reconocer que la situación actual de crisis nos conduce a un cíclico desastre, que cada vez será más grave y peligroso. Es el momento de exigir soluciones que realmente rompan la trayectoria en espiral, desde cualquier expectativa política, pues el fracaso afecta a todas las ideologías, sorprendidas por nuevas herramientas y estrategias puestas al servicio de unas minorías que no dudan en sacrificar al conjunto de la sociedad a sus mezquinos intereses.
    Se podría anunciar el fin del CAPITALISMO CLÁSICO, ya que los artífices de la situación actual manipulan tanto a los partidarios de la derecha tradicional, anclados en viejos métodos de explotación, como a las clases menos pudientes, aunque éstas sean las más perjudicadas… Pero aquí es aplicable el dicho de “DETRÁS VENDRÁ QUIEN BUENO ME HARÁ…” Es decir, las cosas pueden ir a peor.
    Es importante, por tanto, tratar de conseguir que las personas tengan acceso a la información, buscar, desde la expectativa ciudadana, soluciones que puedan ser asumidas y organizarse para exigir a los políticos que acepten la responsabilidad de aplicarlas…
    Sin duda, unos “medios” al servicio del sistema, han creado una idea fatalista en lo que respecta a la definición y resolución de la crisis, que ellos enmarcan exclusivamente en un entorno de “Mercado LIBRE”… Que, como hemos dicho anteriormente, es una utopía, que NADIE, ni siquiera los que lo defienden, quieren alcanzar.
    Pero tenemos otros indicios que dan veracidad a lo que aquí se expone, como denuncia de una situación abusiva y contraria al interés de la mayoría de las personas, que los gobiernos tendrían que garantizar.
    Primero, y refiriéndonos a España, que sin duda sigue un patrón de conducta que viene impuesta desde instancias supranacionales, vemos como en el año 2003 se derogó una norma que ponía límites a la USURA (que de aplicarla, afectaría a la banca) pero, además, se procedió a la VENTA de los bancos públicos a la iniciativa privada, lo que supuso aumentar el poder de los más grandes en un mercado cada vez más oligopolizado.
    Así, el conjunto de la sociedad perdió unas imprescindibles herramientas de financiación, necesarias para cumplir el objetivo de mantener y desarrollar la economía general… En su lugar, ahora lo que se busca es un beneficio financiero privado, a través de unas prestaciones diseñadas exclusivamente para la obtención del máximo beneficio bancario, buscado desde una perspectiva de la inmediatez, sin valorar los efectos a medio o largo plazo en general, ni en los ámbitos de la economía real.
    Porque el segundo aspecto de las directrices de la economía global imperante, es que en las mismas se prescinde de las repercusiones sociales del método aplicado… Los análisis y normas se basan en ítemes o puntos de control impuestos desde una perspectiva únicamente financiera y especulativa, como INFLACIÓN/DEFLACIÓN, PIB, AUDITORÍAS ESPECIALIZADAS, DICTÁMENES TÉCNICOS, COTIZACIONES de los MERCADOS GLOBALES: de VALORES, de FUTUROS, de DIVISAS, etc.
    Conceptos parciales, generalmente estadísticos, por lo tanto ajenos al interés general de las personas y los pueblos, siendo además, susceptibles de manipulación y valoración tendenciosa, según los intereses de los que tienen el poder de influir en los que deciden…
    Desde una perspectiva de INTERÉS GENERAL, respetando el derecho de las personas a tener iniciativas para su propio desarrollo económico y social, es imprescindible establecer normas que eviten la explotación privada de bienes comunes y necesarios para el normal desarrollo y existencia del conjunto de la sociedad, evitando abusos y exclusiones que no solo pueden perjudicar a personas aisladas, sino que suponen el principal obstáculo para el progreso hacia un mundo más equilibrado.
    En esa línea se han dictado normas, que es necesario revisar y reforzar. Así como nadie discute que sería injusto que cualquier persona o entidad a se apropiase el derecho del uso del aire y del agua, como elementos indispensables para vivir, es conveniente considerar otros elementos inexcusables para el desarrollo de la vida social y económica de las personas, y sus iniciativas organizadas como empresas.
    La justificación de la existencia de los gobiernos debe de estar en que la sociedad organizada en democracia elige sus representantes para administrar el patrimonio común y facilitar el desarrollo de las personas en sus actividades sociales, económicas y culturales… La defensa de los derechos del individuo, garantizando la igualdad ante las Leyes que se establezcan para proteger el sistema, y el cumplimiento de los objetivos generales, emanados de la voluntad popular.
    En un mundo evolucionado históricamente, desde situaciones injustas basadas en la razón de la fuerza, hacia la búsqueda y el respeto de los derechos de las personas, en el momento actual, e independientemente de la ideología que pueda presidirlos, todos los gobiernos aceptan unos principios de servicio al conjunto de la sociedad, diversificando los métodos para conseguirlo y legislando con más o menos acierto, según las influencias de los grupos de presión.
    La declaración de los Derechos Humanos son muestra de ese intento, pero no siempre se aplican correctamente y sería necesario ampliar, definiendo de forma precisa y contundente los límites a las actividades comerciales y fabriles, casi siempre desarrolladas por grandes corporaciones, dedicadas a la explotación de determinados bienes o servicios imprescindibles para el desarrollo de las personas y sus organizaciones, en sus aspectos sociales, económicos y culturales.
    Empezando por los bienes naturales, patrimonio de la humanidad en su conjunto, y desde una perspectiva de su conservación y uso sostenible, prescindiendo de prácticas abusivas y de especulación financiera, quedarían excluidos de cualquier explotación comercial, limitando sus posibilidades de uso y explotación a entidades gubernamentales o sociales sin ánimo de lucro, bajo una regulación adecuada.
    Pero, además, determinados servicios, atendiendo a su universalidad e importancia para el buen desarrollo de la actividad humana, tanto comercial, empresarial, como individual, deben de ser asumidos por los gobiernos, que garantizarán el acceso y disfrute de la sociedad de forma libre y directa, evitando sean objeto de explotación especulativa. Nos referimos a actividades relacionadas con: Energías, Comunicación y Educación, Medios de transporte, Servicios Sociales…
    La iniciativa privada, podría asumir la prestación de servicios técnicos y administrativos, siendo retribuida en sus costes empresariales, pero al margen de los precios que se establecerían según las estrategias de la política económica, definida, en un ejercicio de democracia, por el gobierno. Su participación sería sustituta y temporal, en tanto que el gobierno no pudiera asumir eficazmente su gestión. Sería necesario prever la creación de elementos de control independientes y democráticos.
    La administración de dichos servicios, se incluirían en los presupuestos del Estado, como gastos e ingresos corrientes al servicio de la sociedad en su conjunto, el déficit se financiaría con impuestos directos y progresivos sobre los beneficios de las personas.
    El IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES se aplicaría a incrementar la aportación empresarial a la financiación del sistema de Seguridad Social, además de las cuotas calculadas en base a los costes generales de la producción de bienes, en lugar de la masa salarial.
    Con ello se permitiría disponer de un sistema Social bien financiado, que permitiría garantizar un mínimo suficiente de recursos a la población en general, mediante unas pensiones y subsidios acordes con las necesidades de las personas. También se podría establecer un Salario Social universal, garantizando los derechos sociales de todas las personas, contrarrestando los efectos del paro.
    Se aseguraría el futuro de la recaudación para las Pensiones: El progreso y mejoras tecnológicas, suponen mermas en la misma, ya que recortan las plantillas. Ese progreso debería llevar aparejado una reducción en la duración de las jornadas, para mantener el número de trabajadores… También es necesario cambiar la base de cotización de las empresas a la S.S., que sería el total del coste de la producción, lo que mejoraría la recaudación, suponiendo además un abaratamiento del coste de la mano de obra para las empresas.
    Se plantean reformas sobre el sistema económico aplicable a nuestro país, pero no podemos ignorar que en estos momentos las servidumbres y compromisos de nuestros políticos (tanto los del gobierno como los de la oposición mayoritaria) con el mundo financiero especulativo son, por las razones que sean, mucho más fuertes que las que tengan con la ciudadanía en general, a la que parece ser relativamente fácil de convencer para aceptar medidas que directamente les perjudican.
    Por eso se debe iniciar un camino de cambios, en la dirección más favorable, para conseguir superar la crisis. Obviamente, la ciudadanía debe de tomar conciencia de la situación, lo que resulta complicado, dada la actitud de los medios de comunicación pero, al menos, es urgente exigir que se imponga un control real sobre las entidades financieras, se favorezca la formación de entidades que se basen en las finanzas éticas, y se recupere el papel de la Banca Pública y de las Cajas de Ahorro.
    Es imprescindible que la legislación recoja o recupere aquellas disposiciones que sirvan para sanear las entidades financieras, desde un punto de vista de la economía real, prohibiendo las operaciones de “ingeniería financiera” tendentes a la mera acumulación de capitales especulativos, que se imponga la transparencia en las entidades bancarias, cuya propiedad está muy diluida, por lo que las decisiones se toman por minorías que no tienen una representación realmente democrática.
    Estas propuestas se hacen con una perspectiva realista respecto a las posibilidades de conseguir que sean asumidas por los políticos de turno. Es lo mínimo que hay que exigirles. Ante las elecciones, es necesario conseguir un consenso entre las personas que quieran votar y, en número significativo, se les plantee masiva y unitariamente a los candidatos un programa de mínimos, para comprometer el voto con aquellos que lo asuman sinceramente.
    Para más adelante, y una vez alcanzados algunos de los objetivos que mayoritariamente se propongan, sería importante mantener un debate abierto y público que profundizase en aspectos mejorables de nuestra sociedad, se analizasen las teorías y “dogmas” en que se basan las acciones de gobierno, y se llegase a conclusiones o propuestas que mejorasen el conjunto de la sociedad.
    Se dice que en occidente, las religiones están en retroceso… Pero quizá retroceden ante doctrinas, dogmas y actos de fe basadas en un materialismo manipulado para que las personas sustituyan unos mandatos divinos por otros tan etéreos e insostenibles como los religiosos, prescindiendo de la capacidad de entendimiento de las personas. Es decir, se pretende sustituir el mandato divino por el mandato tecnócrata, en base a la infalibilidad de los grandes “sacerdotes” financieros.
    Por eso es de esperar que se proceda a profundizar en temas que son los condicionantes claros de la organización de la sociedad, como es la misma naturaleza del dinero, su valoración y significado que, habiendo perdido su capacidad de respaldo económico como un valor real, se ha convertido en un elemento indispensable para cualquier actividad humana.
    El dinero, debería de ser considerado como un simple instrumento para facilitar el intercambio de bienes, con lo que se evitarían los problemas y crisis que la situación actual genera. Su valor actual es un puro convencionalismo sometido a las estrategias de los financieros.
    En esa misma línea, es necesario reflexionar sobre el pago de intereses, las prácticas bancarias al concertar créditos y, fundamentalmente, sobre por quién y cómo debe de ser emitido el dinero (con diversas opciones: dinero virtual, dinero con fecha de caducidad, dinero específico, dinero crédito, etc.)…
    Pero hay otros elementos a valorar, y sobre los que habría que pensar en la conveniencia de incluirlos en una declaración de patrimonio de la humanidad. Serían: determinados progresos técnicos (que deberían resultar beneficiosos para todos los sectores sociales), el mantenimiento y respeto al equilibrio de la biosfera, de los recursos naturales y culturales, la investigación sobre medicamentos, otras actividades cientificas…
    La eficaz aplicación de los DERECHOS universales reconocidos, la profundización en la legislación universal, especialmente la Constitución Europea, que tiene que ser objeto de debate y elaboración pública, para recoger unos mínimos que garanticen la convivencia pacífica y solidaria entre las personas y las comunidades, iguales en sus derechos pero diversas en sus características propias o esenciales.

    14 NOVIEMBRE, 2010.
    Miguel A. Quinteiro.
    669781006

    M.A. Quinteiro

    14 noviembre 2010 at 2:29 pm

    • Sin duda un punto de vista más técnico y contemporáneo, intentaré darle respuesta alguno de sus interesantes puntos. Gracias por la aportación

      Sergio Marín Conejo

      14 noviembre 2010 at 7:01 pm

  4. Hace unos días me encontré con un antiguo compañero que hacia años que no veía… Me sorprendió con su entusiasmo diciéndome “¡No sabes como ne he acordado de ti estos días!… Hace años, me tomé a broma cuando te oí decir que las Cajas de Ahorro estaban condenadas a desaparecer, pues los bancos querían apoderarse de ellas… ¡Y ahora está pasando!…
    Y él, como trabajador en una de ellas, lo está sufriendo. Para mi no es ningún motivo de orgullo el haber acertado en mi pronóstico… Prefería haberme equivocado, o al menos que hubiera servido de algo la advertencia…
    No es que le tenga un cariño especial a las Cajas (más bien una frustración, porque nunca fueron lo que para mi entender deberían de ser) porque lo peor es que el significado de esta nueva situación es demoledor: nadie se inquieta por el expolio que se está haciendo de un patrimonio de la ciudadanía… En lugar de sanear las Cajas, de democratizar sus Consejos, se opta por entregarlas a los tiburones financieros para que engrosen su área de “negocios” especulativos, apoderándose y así eliminando teóricos competidores…
    Mis propuestas a debate, que aquí formule en noviembre del pasado año, sólo tuvo un comentario en todo este tiempo, lo que revela mi nula capacidad de conectar con otras personas, quizá por lo paranoico que puedan parecer mis planteamientos, o el “rollazo” que me pego cuando vivimos un un mundo que exige brevedad, que sería buena sino significara cambien “superficialidad” y banalización de temas que hay que explicar a fondo para que se entiendan…
    Me gustaría desarrollar ciertas ideas que tengo sobre el dinero, su uso y gestión, pero ¿Hay alguien ahí?…

    Miguel A. Quinteiro

    17 marzo 2011 at 10:19 am

    • Te agradezco este comentario así como el anterior. Cuando la pesona administradora tiene que dar el visto bueno a un mensaje para que se publique, está afirmando que ese comentario sea publicado en su “site”. Reconozco tus intenciones pero la pregunta no es si alguien hay, porque hay, y muchas personas.

      Si me permites la metáfora, pongo la mano en el fuego que la planta nuclear que está jugando con el mundo ahora mismo contara con el visto bueno científico, teniendo en cuenta que se supone zona sísmica, con potencial tsunami. Pero es que si no hay planta nuclear, no hay energía, no hay votos, no hay consumo, ni hay ná. Inserta ahí el sistema financiero que impregna cada ámbito.

      Si necesitas respuestas, exponte/lo en la red. Lucha por cada coma, punto y tilde que pongas. Lo demás irá solo.

      Sergio Marín Conejo

      17 marzo 2011 at 12:27 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: