En Clave de Fa

Una melodía jamás se forma con una sola voz

El error siempre está en la base

leave a comment »

David Cierco abrió en su blog el debate sobre la felicidad desde el punto de vista político, el 21 Agosto 2009, en el contexto de la Declaración de Independencia de los EEUU de 1776:  “…y la búsqueda de la Felicidad”

Monsieur Zarkorzi incluso propuso utilizarla, 09/2009, como índice del bienestar de la ciudadanía y así incluir, un “positivo” en la suma que hace la media del estado del país, el PIB francés.

Volviendo al Sr. Cierco, (take a bow) estoy completamente de acuerdo con el post, excepto que no fue un paso “secular” en mi opinión, sino que decían lo que querían decir. Hasta la Ilustración las leyes eran tanto morales como cívicas. La racionalidad en las leyes no se había impuesto como signo de “máxima expresión de la inteligencia” masculina, todavía y la felicidad era un término usado de manera “racional”

La búsqueda de la felicidad de esa declaración, en 1789, formó también parte de la Déclaration des Droits de l’Homme en Société, (a la que se añade la Constitución Francesa actual ) y que termina en su primer artículo: “…et au bonheur de tous” que para quien no haya nacido antes de 1981 -o tenga un interés concreto – viene a decir: “y la felicidad de todos”

Incluso nuestro primer intento de constitución en 1812 dice: “Art. 13. El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen”  No es lo mismo, pero por lo menos, se menciona.

En la vigente Constitución Española de 1978 -Carta Magna- la palabra “felicidad”  no se presenta ni una vez. De hecho, ninguna emoción es mencionada. Éste si es un paso más allá de la secularidad, un uso tan poco emocionante del código de convivencia que olvida el origen de su propia existencia.

Lo más parecido en esta nuestra constitución a, por lo menos, un estado personal dichoso es: “bienestar”  que aparece por primera socarronamente vez en el artículo 50, del capítulo Tercero, el de  “DE LOS PRINCIPIOS RECTORES DE LA POLÍTICA SOCIAL Y ECONÓMICA” : el bienestar de la tercera edad.

Evidentemente los ilustrados señores (porque eran sólo (b)varones, recordemos) que redactaron la Carta Magna no tuvieron la delicadeza de pensar que una buena maquinaria no funciona sin energía que fluya y la haga funcionar. El intento de conseguir la felicidad, si ninguna persona ducha en Psicología lo refuta, es una emoción por la que una persona se ‘mociona’ , se pone en moción. Movimiento. La dirección la discutimos en las Cortes, pero ¿a caso sabemos a dónde vamos?

¿Tenemos derecho a querer cambiar y tener ilusión por mejorar?  Quizá no “las cosas”, pero sí poder tener ilusión en nuestra ilusión. En otras palabras, “the pursuit of happiness” que más tarde se comercializó con el brand sueño americano” (como el programa de Radio América del que más que Loco de la Colina, con permiso de The Beatles)

El detonante de la motivación para conseguir la felicidad es la imaginación, y dentro de ella, la ilusión, la visión y el anhelo, factores también económicos. Un derecho y obligación que la Constitución no recoge y por tanto, no fomenta. Aquí creo, me encuentro con el Sr. Gabilondo, “a base de leyes” cuya dirección no es la felicidad ya que no se presenta como objetivo: lo que hace felices a unas, hace infelices a otros (indica también David Cierco)  y sólo confronta, añado, como parte del divertido juego democrático. Lo que nos une es la ilusión en conseguir felicidad, cada persona a su manera. Eso es distinguir la diversidad.

Que cosas pasan…

“La felicidad es el estado del ánimo que se complace,” dice la RAE “en la posesión de un bien”   Ay, mi RAE, será que la felicidad y el amor son así y yo sin entenderlo, mientras ciertas personas se lo toman al pie de la letra.

Quizás es que el error está en la base.

Anuncios

Written by Sergio Marín Conejo

2 noviembre 2009 a 6:49 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: